jueves, 28 de junio de 2012

Entrega 12. Elegir un buen instructor de pilates.

En esta oportunidad os remito a un link del estudio de Olatz Carmona, una colega en Murcia, que pone bien en claro lo que se supone que debe ser una formación profesional de pilates:
http://www.facebook.com/photo.php?fbid=296150990479098&set=a.271151152979082.62718.171418872952311&type=1
Esto viene un poco a cuento cuando os podáis ver en la decisión de elegir un centro de pilates o un instructor en especial.
Mi experiencia docente luego de hacer un curso de Reformer completo, unas 173 horas de formación en una escuela profesional, era estar preparado para el movimiento y tratar con eficiencia a personas con bajo riesgo médico.
Estoy en proceso de completar las 450 horas que comenta Beatriz, de hecho en mi caso se han convertido en casi 1000, y mi conclusión luego del proceso de aprendizaje es que ahora dispongo de muchas más herramientas para el movimiento y estoy seguro para poder atender a todo tipo de personas en mis clases.
Todo esto desde el punto de vista como profesor, si me pongo en el rol de alumno, he tenido todo tipo de clases, con todo tipo de personas, ya que hay profesores que no tienen horas regladas dedicadas a su formación sino toda sus vidas dedicados al movimiento y eso se nota. Como también monitores que no llegan a 50 horas de formación de pilates y aunque se hayan dedicado al movimiento o al fitness de por vida también se nota.
La pregunta que os propongo para estimular el debate es qué puede ser más importante: ¿Elegir un centro o elegir un profesor?