sábado, 30 de junio de 2012

Entrega 13. Las consecuencias del marketing en el Pilates. La fórmula mágica de 10+10+10=30

Hola de nuevo:
Os confieso que personalmente he sido incapaz de encontrar en los libros que sabemos que existen de Joseph H. Pilates, a saber: Your Health (1934) y Return to Life through contrology (1945), la frase tan acuñada y trillada de: 
"Con 10 sesiones, usted sentirá la diferencia. Con 20 sesiones, usted verá la diferencia. Con 30 sesiones, tendrá un cuerpo nuevo".
Tal vez no he hecho mi mejor esfuerzo como lector, pero no las he encontrado en ambos libros, de modo que si esa frase es de él, seguramente la habrá repetido varias veces entre sus discípulos o en algunas conferencias y pasó a la posteridad.
Yo he llegado a escuchar una versión un poco más ambiciosa:
"Con 10 sesiones, usted sentirá los cambios en su cuerpo. Con 20 sesiones, usted verá los cambios. Con 30 sesiones, todos le preguntarán cómo ha logrado cambiar su cuerpo".
En cualquiera de los dos casos de esta frase se ha usado y también se ha abusado de ella, y lo digo justamente porque cuando el alumno entra por la puerta de un centro de pilates y tiene en su interior expectativas del tipo estético y corporal, esto es lo primero que se le dice para motivarle y también engancharle.

Mi experiencia a lo largo de los años es que esta frase habría que contextualizarla a un escenario mucho más afín con el método Pilates y originalmente de la manera como sí sabemos que él lo diseñó: "mínimo usted debe asistir tres veces por semana, durante tres meses en sesiones privadas". 

Estamos hablando de casi cuarenta sesiones privadas, con el ojo avizor de J.H, Pilates y su mujer Clara que ponían todo su empeño y su energía para que los alumnos verdaderamente progresasen en el centro de Manhattan. Y justamente esos tres meses eran la primera prueba que podía hacer el alumno para iniciarse en el método, muchos lo hicieron de por vida.
En nuestro tiempo presente, normalmente mis alumnas con compromiso y tiempo en sus agendas podrían hacer esas cuarenta sesiones privadas (cuatro bonos de 10 sesiones de los que se venden actualmente) en más de cuatro meses, lo que es lo mismo que decir dos veces por semana sin interrupciones.
Una alumna de sesiones grupales reducidas (mat y/o aparatos) debería tener bajo esta lógica, un compromiso básico de unos ocho meses y de dos veces por semana para esperar resultados, pero claro, esto lo harán normalmente las personas que conozcan y practiquen el método. Hay personas que no conocen el método y nunca lo han practicado: por lo que les cuesta psicológica o financieramente comprometerse durante dos meses seguidos, sin interrupciones.
¿A cuánto tiempo estás dispuesto a comprometerte?