viernes, 5 de octubre de 2012

Entrada 25. Discusión acerca del rulo de foam.

Revisando los foros y discusiones que profesionalmente debo mirar con frecuencia, me topé con el artículo referido por Stephen Mutch, fisioterapeuta del equipo de rugby de Escocia, quien nos propone visitar el blog de Michael Boyle para reavivar el tema de si es conveniente o no el uso del rulo o rodillo de foam, cada vez más popularizado en las clases dirigidas.
Boyle comienza explicando la suposición de Mike Nelson que por el hecho de que todo dolor es malo y el rulo produce dolor, entonces el rulo es malo.
Boyle comenta que en su trabajo de entreno con los atletas, el rulo es el único escenario donde no aplica la regla de "si duele, para". A un segundo artículo que hace referencia es al que se refiere sobre no rodar sobre la banda iliotibial. Boyle contraargumenta precisando que rodar prepara el tejido para  soportar mejor las cargas durante el entreno. 
Interesante es la opinión de los que comentan el artículo de Boyle en Linkedin, Colin Rossie, argumentando cómo desde su experiencia terapéutica está en contra y Paul Vaughan Wilby, quien comenta acerca de calibrar la aplicación y la intención cuando se usa el rulo, para convertirlo en una herramienta más útil que dañina. 
En nuestro caso, durante las clases os habréis fijado que es un accesorio más entre otros que frecuentamos en el ambiente de pilates: discos, aros, pelotas. Todo lo que revitalice la experiencia motriz, nos dé información útil, a veces nueva, a veces sorprendente, a nuestros cuerpos, a nuestros sistemas; todo ello, es en suma, completamente bienvenido como herramienta para potenciar la experiencia positiva de movernos.
¿Alguna vez te habías preguntado para qué sirve ese rulo blanco? ¿Se usa con frecuencia en tus clases? Si lo has pensado usar como calentamiento para el cuerpo, visita el artículo de Fitness-Coach.